Beign Her Darkest Friend

Imprimir
Publicado el Sábado, 03 Septiembre 2016 Escrito por Álvaro Barbero Jiménez

   

Tal y como prometí volvemos a las andadas con la trilogía de Selina la pintora amateur. Tras los traumáticos acontecimientos en el desenlace de la primera entrega nos adentramos ahora en un episodio mucho más oscuro, donde nuestra protagonista tendrá que enfrentarse a sus miedos del presente y del pasado en la forma de pesadillas aterradoras y de tétrico significado.

Sin hacer spoilers para los que no hayan jugado la primera parte, diré que esta segunda adquiere un tinte mucho más surrealista, en el que a veces resulta difícil seguir el hilo de lo que está ocurriendo realmente. No obstante opino que el surrealismo puede ser positivo si, a pesar de ser incomprensible, transmite sensaciones sorprendentes, y creo que en este caso es así. ¿Volvemos de nuevo a la discusión sobre el arte contemporáneo? Ya me explayé bastante en mi artículo anterior, así que sobre eso solo diré que una obra no tiene por qué representar algo real para ser bella. Murakami es un maestro de esto y yo me declaro un fan suyo. La clase de surrealismo de Being Her Darkest Friend no es como el Murakami, pero me ha encandilado igualmente.

Monday the 24th.
Copyright 2012

©